¡Ya está aquí el II encuentro para adolescentes de nuestra Diócesis!

¡Ya está aquí el II encuentro para adolescentes de nuestra Diócesis!

Os convocamos para empezar el curso con un encuentro el próximo 29 y 30 de Septiembre en San Lorenzo de El Escorial. El objetivo es pasar un fin de semana en compañía de otros adolescentes de tu edad, el seguimiento de Jesús no se queda solo en la comunión y la iglesia es muy grande y tú eres una parte importante de la misma.

El plan es el siguiente: el sábado 29 saldremos en autobuses desde los distintos puntos de la Diócesis y quedamos a las 9.30h en Robledo de Chavela.

Bajo el lema “Para que tengan vida”(Jn 10, 10) celebraremos la Eucaristía en ese pueblo y desde allí partiremos andando hasta San Lorenzo de El Escorial, donde a lo largo del día tendremos diversas actividades catequéticas y lúdicas. El domingo 30 celebraremos la Eucaristía en el Monasterio y después de comer, regresaremos a la Diócesis.

DATOS PRÁCTICOS:

  • Los destinatarios de este encuentro son los jóvenes nacidos entre 2003 y 2007 (de 1º a 4º ESO).
  • Precio: 23€ por persona. Está incluido el transporte, alojamiento, pan para el domingo, seguro de viaje y material para la actividad.
  • Cada participante debe llevar obligatoriamente: DNI, tarjeta sanitaria, saco de dormir y esterilla, comida para todo el fin de semana (comida y cena del sábado, desayuno y comida del domingo), cantimplora, cepillo de dientes, toalla de mano, ropa para el fin de semana (ropa de abrigo) impermeable o capa de agua, calzado cómodo y mochila pequeña para la marcha del sábado, linterna, gorra, guitarra u otro instrumento que sepas tocar y sea manejable.
  • La inscripción se cierra el 14 de septiembre.
  • El viernes, 14 de septiembre pásate a las 17:00h por el despacho parroquial. Trae la inscripción completa que te facilite tu catequista y el dinero. La ficha de inscripción también te la puedes descargar online en la página de la delegación de juventud de la Diócesis de Getafe o en la web de nuestra Parroquia.

Descárgate aquí el formulario de inscripción

 

Empezamos!

Empezamos!

Si tienes entre 10 y 18 años esto te va a interesar. El próximo día 21 de octubre a las 18:00 comenzamos con la catequesis de postcomunión, confirmación y jóvenes.

Y para empezar, vamos a hacer una gymkana, en la que seguro que te lo pasarás bien. Así que ya sabes, pásate por la parroquia el próximo viernes, nosotros y un montón de gente de tu edad te estaremos esperando ¿te lo vas a perder?

 

Salida a Cercedilla del Grupo de Confirmación

Salida a Cercedilla del Grupo de Confirmación

Para celebrar el fin de curso, el grupo de confirmación nos fuimos a pasar el día a Cercedilla. Hicimos la ruta de los Miradores o también conocida como ruta de los poetas, andamos mucho porque decidimos hacer también la ruta Puricelli. La verdad, es que nos lo pasamos muy bien. El tiempo acompañaba (aunque hizo demasiado calor) y el paisaje era maravilloso. Como no podía ser de otra manera cuando llegamos arriba realizamos una oración para dar las GRACIAS por este curso que ya finalizaba. También les entregamos un singular palo de lluvia que nosotros llamamos “Ruidos de Agua” y que deberán ir cuidando durante  todo el verano. Este palo simboliza a nuestro grupo y deberá ir pasando por cada uno de los miembros del grupo hasta que de comienzo el nuevo curso.
Los catequistas, al menos, nos quedamos con ganas de hacer otra salida al campo.

Aqui os dejamos la oración que hicimos:

CERCEDILLA 2011 – ACCIÓN DE GRACIAS

Gracias, Señor: por haber llegado al final de este curso creyendo, confiando y amándote. Fueron muchas veces las que animaste mi fe, las que corriste a mi encuentro… Siempre sentí el calor de tu mano, aún en plena oscuridad.

Gracias, también, por esa otra fe que he conservado.  Gracias por las ayudas, la compañía y la alegría que me han brindado las personas…. En especial quiero recordar a….

Sergio, Itziar C, Iciar R, Dani, Jose María, Lydia, Rodrigo, Marina, Cristina B, Marta, Nacho, Sara R, Cristina G, Marcos, Melisa, Ane, Roberto, Lucía, Sara S., Pilar y Chejo

Gracias por tantos ojos como me miraron con ternura… Gracias por tantas manos como se adelantaron a estrechar la mía… Gracias por tantos labios cuyas palabras y sonrisas me alentaron… Gracias por tantos oídos que me escucharon…

Gracias, Señor, por tanto como he recibido, que no fueron méritos míos, sino dones tuyos… Gracias por el mérito que me estimuló, por la salud que me sostuvo, por el trabajo que desempeñé, y por el descanso de que disfruté…

Gracias por aquel fracaso y aquella desilusión.

Perdón, Señor: por la palabra que callé, por esa mano que no tendí, por la sonrisa que escatimé, por el saludo que negué,  por la mirada que desvié, por la disculpa que no pedí,  por esos oídos que no presté, por ese gozo que no compartí, por tanta lágrima que no enjugué, por esa verdad que omití. Por tantas veces, Señor, como me marché de Ti o como no te abrí.

Después cantamos esta canción:

Continuamos con esta lectura:

Lectura del santo evangelio según San Juan 20, 19-23
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros”.
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.
Jesús repitió:
Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:

Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Palabra del Señor.

Y para terminar esta canción:

Pase lo que me pase que me pase contigo

Convivencia Postcomunión, Confirmación y Jóvenes 2011

Convivencia Postcomunión, Confirmación y Jóvenes 2011

 

Como otros años, los días 26 y 27 de marzo hemos tenido la convivencia de los grupos de catequesis de post comunión, confirmación y grupo de jóvenes en un precioso marco de la sierra de Madrid, Los Molinos.
Comenzamos la jornada del sábado con la acogida en la estación de San José de Valderas donde cogeríamos el tren hasta Atocha y de ahí otro que nos llevaría al destino final. Es de destacar la tremenda puntualidad de todos, lo que indica una gran ilusión y alegría por convivir y pasarlo muy bien.
El trayecto en tren es un buen momento para empezar a conocernos unos a otros, y compartir el camino con charlas, canciones y algún que otro baile. Cualquier momento es bueno, ya sea dentro del tren o las esperas en los andenes, para hacer gala de nuestra alegría ante las curiosas miradas de los demás viajeros con los que nos cruzábamos.
Llegamos a la estación de Los Molinos y bajamos del tren todos pertrechados con nuestras mochilas y sacos. Aquí comenzamos un pequeño paseo hasta llegar el recinto donde pasaremos el fin de semana. El peso de las mochilas arrancaba alguna que otra queja. Nada que no fuera superable por los ánimos y afán de superación que se vivían en el grupo.
Llegamos a nuestro destino donde nos esperaba Pilar, nuestra adelantada monitora, que ya tenía las llaves y todo preparado. Lo primero que nos dijo es que se había producido una avería en el recinto y que en quince minutos cortaban el agua por lo que el tema de las visitas a los baños tenía que ser rápido y ágil. Dejamos las mochilas en una sala y con extremada rapidez finalizamos todas las primeras necesidades.
Al aire libre, y sin cargas de ningún tipo, comenzamos a desentumecernos con unos pequeños juegos, gestos y bailes que nos hacen romper le hielo y entrar en comunicación. Luego formamos seis grupos para organizar y trabajar en las distintas actividades.
Como habían cortado el agua tuvimos que ponernos manos a la obra y transportarlo desde un lugar cercano a nuestro albergue en unos pequeños recipientes. Todos íbamos desde un lugar para otro transportando el agua hasta que nos dimos cuenta que sería mejor realizar una cadena humana e ir pasando los recipientes de uno a otro. Rápidamente se formó una cadena y con muy buena coordinación los recipientes de agua eran pasados de mano en mano hasta llegar al final.
Como ya teníamos bastante agua acumulada pasamos a la sala común y nos sentamos para ver una pequeña película que nos mostraba un mundo donde vivían unos pozos. Interesante cuento con un gran mensaje. A continuación sentados por grupos comenzamos a hacer un pozo de arcilla. Un pozo personal que reflejara nuestras características. Destacamos el nivel creativo ya que todos los pozos eran estupendos.
Y llegó la hora de reponer fuerzas. Bocadillos en mano y bebidas preparadas compartimos el momento de la comida con un gran ambiente.
Después de comer nos repartimos por habitaciones y colocamos nuestras cosas y un ratito de tiempo libre.
Ya descansados y relajados comenzamos unos divertidos y variados talleres. Profundizar cada uno en nuestro pozo para crear uno común, divertidos y bonitos broches así como trabajar y reflexionar con música y sonidos de agua.
Un pequeño descanso para la merienda y tras ella nos repartimos por grupos de parroquia para comentar, trabajar y profundizar en el tema central de la ciudad de los pozos.
Tras estas actividades tiempo libre hasta la cena donde jugamos al fútbol, baloncesto, paseos, charlas, etc. Poco antes de la cena el grupo encargando de preparar la mesa coloca todo para el resto del grupo. ¡Todos trabajaremos para todos!.
A continuación comienza la velada. Un divertido juego al estilo de “la oca” pero, lógicamente, con el tema central… ¡los pozos!. “De pozo a pozo y tiramos porque nos llenamos de gozo”. Todo ello aderezado con pruebas musicales, de baile y preguntas. Desgraciadamente el tiempo se nos echaba encima y tuvimos que finalizar sin llegar al final del juego pero como dice el refrán: “lo bueno si breve, dos veces bueno”.
Antes de irnos a la cama una bonita oración en grupo en un ambiente acogedor y de reflexión y seguidamente cada uno a su habitación para un merecido descanso, a pesar que tenemos el cambio de hora y dormiremos una menos.

El toque de diana del domingo fue a las 8:30 para estar listos para el desayuno a las 9:00 y, a pesar que por la noche hubo algún que otro movimiento (guerra de almohadas incluida) todo el mundo estaba puntual para desayunar y dispuestos a coger fuerza para afrontar la mañana con alegría.
Y qué mejor, después de desayunar, que celebrar la Santa Misa en un ambiente cálido de cercanía y amistad con alegres canciones e interesantes intervenciones.